Cámara de aislamiento inventado por odontólogo ayuda a evitar contagios por coronavirus

Creación del Dr. William Márquez sirve para odontólogos y otros profesionales de salud

La “Cámara de aislamiento para protección del personal de salud” es uno de los inventos que se suman a las alternativas que en el Perú se están generando para hacer frente al COVID-19. El Dr. William Márquez Talledo, sostiene que el objetivo de su invención es disminuir potencialmente la posibilidad de contagio del nuevo coronavirus.

El autor de uno de los 45 proyectos ganadores del Concurso Especial de Patentes frente al COVID-19 organizado por el Indecopi, muestra detalles de su cámara y sugiere que algunos de los materiales utilizados en un consultorio deben adaptarse a las nuevas exigencias de bioseguridad.

Por: Walter Romero Cuestas.

¿Cuál es el objetivo principal de su invento?

El objetivo principal del proyecto “Cámara de aislamiento para protección del personal de salud”, es ofrecer al personal de salud, la posibilidad de realizar actos quirúrgicos y de diagnóstico en completo aislamiento, disminuyendo potencialmente la probabilidad de contagio del virus COVID-19. Su fácil transporte y sistema de desinfección inmediata facilita una atención de salud más rápida, segura y eficaz, libre de contagio y contaminación.

¿Cómo nació la idea de su invención?

Debido a la pandemia del nuevo coronavirus, y próximos a reanudar las actividades laborales, conocedor de que somos una profesión de alto riesgo, pensé en la forma de realizar una actividad segura, para mí, mi familia y mis pacientes.

A mediados de junio mi esposa, que es docente en la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann de Tacna, me animó a concursar en la convocatoria del INDECOPI, “Patentes contra el COVID-19”, teniendo un lapso de 7 días para presentar mi propuesta.

En la búsqueda de cómo adoptar medidas de protección adecuadas para mi atención bajo el nuevo contexto vi la propuesta de un dispositivo realizado por estudiantes y docentes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que consistía en una cámara simple para tratar a pacientes con COVID-19.

Entonces comencé a idear una alternativa que también sea para uso odontológico. Así, comencé a crear mi dispositivo “Cámara de aislamiento para protección del personal de salud”.

El tiempo aproximado en consolidar mi idea fue de aproximadamente tres días. Lo que me tomó más tiempo fue realizar el sustento técnico, siendo apoyado en este aspecto por mi esposa. Al quinto día presenté el expediente al concurso, vía virtual. Una vez pre-calificando, el programa designó un asesor para orientarme en mi proyecto. Pasados unos días me comunicaron que estaba dentro de los 45 proyectos ganadores para obtener las patentes de los proyectos.

¿La cámara puede ser usada por cualquier profesional de salud?

Sí, puede ser usada por cualquier personal de salud, por su fácil manipulación, funcionamiento, iluminación y sistema de desinfección propia.

¿Cómo está estructurada la cámara de aislamiento?

La cámara de aislamiento consta de una placa superior de acrílico transparente ergonómica y en sus caras laterales una banda de mica plástica, en la cual están adicionadas unas mangas plásticas para que el profesional pueda manipular instrumentales y realizar el acto quirúrgico.

Todo esto forma una barrera de protección que evita el contacto entre los rocíos de las turbinas y el personal de salud. Su constitución amplia da comodidad al paciente evitando así la sensación de encierro y el empañamiento de la placa superior.

¿En qué consiste el sistema de desinfección de la cámara?

El sistema de desinfección se activa mediante un pedal interruptor que deja pasar la presión del aire y este activa los aspersores que emiten un rocío de un líquido desinfectante que cubre toda la zona sectorizada por la cámara. Así, se desinfecta la zona operatoria. Después de 10 minutos se seca con un paño seco y queda listo para su próxima atención. El líquido desinfectante puede ser del gusto de cada profesional. Se recomienda el amonio cuaternario o el hipoclorito de sodio al 0.5%.

¿Cree que algunos de los materiales utilizados en un consultorio deben modificarse o adaptarse a las nuevas exigencias de bioseguridad frente al COVID-19?

Pienso que se deben de adaptar a cada consultorio elementos como un suctor de rocío de las turbinas. Esto se usa ya en otros países y en algunos consultorios dentales del Perú. Creo que debe ser parte de todas las consultas.


Lea el artículo completo en la nueva edición de la revista VISIÓN DENTAL.
Suscríbase en revistavisiondental@yahoo.es o comuníquese al 960 938 078  WhatsApp.
www.visiondental.pe

Deja un comentario