Incentivar la producción y la investigación científica!!

Bruxismo: un problema cada vez más frecuente, diagnóstico y tratamiento

Por: Mtra. C.D. Jenny Reinoso Zevallos *

Actualmente el bruxismo se ha convertido en un problema muy frecuente en nuestra consulta diaria, ya que la mayoría de las personas estamos viviendo una situación de incertidumbre y estrés constante a consecuencia de la pandemia mundial por la aparición del virus SARS- CoV- 2, causante de la enfermedad COVID- 19.

El bruxismo es uno de los trastornos bucodentales más comunes entre la población, afectando a más del 70%, pudiendo presentarse tanto en niños como en adultos. El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar las estructuras dentales sin propósitos funcionales (Dawson). Este hábito puede ser diurno o nocturno, con distintos grados de intensidad y persistencia en el tiempo, inconsciente y fuera de los movimientos funcionales, por eso es considerado una “parafunción” (Okeson).

El bruxismo puede clasificarse de diferentes formas:

  • Según el tipo
  • Bruxismo céntrico (diurno).
  • Bruxismo excéntrico (nocturno).
  • Según la edad
  • Bruxismo en el paciente adulto.
  • Bruxismo en el paciente infantil/niño.
  • Según la agresividad
  • Grado I (hábito incipiente).
  • Grado II (hábito establecido).
  • Grado III (hábito poderoso).

Entre los signos y síntomas más comunes del bruxismo, asociados a factores predisponentes y desencadenantes tenemos:

  • Tensión constante en los músculos de las articulaciones temporomandibulares (ATM), que provoca dolor en los músculos de la cara, en las cervicales, nuca y hombros, llegando hasta la cabeza y los oídos. Además, suele limitar la apertura de la boca, sobre todo por la mañana o tras un largo periodo de “apretamiento”.
  • Ruidos articulares.
  • Desgaste de la estructura dentaria: Atrición, presencia de bruxofacetas, aspecto llave cerradura, dientes astillados, fisurados o con fracturas dentarias, abfracciones, entre otros.
  • Movilidad dentaria.
  • Hipersensibilidad dentaria: Provocado por el desgaste y el rechinamiento continuo pueden hacer que tus dientes se vuelvan especialmente sensibles.
  • Ansiedad, tensión, depresión, estrés e insomnio.
  • Trastornos alimenticios.
  • Apnea del sueño (ronquidos).

Recordemos que el gold estándar para el diagnóstico de bruxismo sigue siendo la polisomnografía.

Para el tratamiento del bruxismo tenemos diferentes terapias rehabilitadoras como terapia de férula, terapia física y farmacológica, ajuste oclusal y reconstrucción total.

Las férulas Michigan para el bruxismo son las más utilizadas en los tratamientos de bruxismo, teniendo como objetivo evitar el desgaste dentario y relajar los músculos. Estas son algunas de las características que debe presentar:

  • Debe extenderse lo suficiente y el grosor de la férula ha de ser de unos 2 mm como mínimo en superficie plana.
  • Debe ser estable. No deben moverse. Deben contactar con todos los antagonistas.
  • El material más adecuado para las férulas bruxismo es el acrílico transparente de termocurado.
  • Deben contactar todos los dientes. No deben realizarse férulas parciales.
  • Debe tener desoclusiones caninas.
  • La férula debe ser ajustada en máxima intercuspidación o en céntrica.
  • Deben tener contactos más intensos en posteriores que en anteriores cuando se ajustan en céntrica.

* Mtra. C.D. Jenny Reinoso Zevallos

C.O.P 23658.
Maestra en ciencias estomatológicas – UCSM.
Especialista en rehabilitación oral – UNSAAC.
Especialista en periodoncia e implantología – UAC.
Doctorando en medio ambiente y desarrollo sostenible – UAC.
Diplomado en oclusión, endodoncia y docencia universitaria.

Este y otros artículos los encuentra en la nueva edición de la revista VISIÓN DENTAL MAGAZINE. Suscríbase también en: ventas@visiondental.pe o comuníquese al 957999069 (WhatsApp).

Deja un comentario