Dr. Cappillo: “Una preparación mínimamente invasiva con microscopía es una odontología en 4K”

Experto explica uso de tecnología y magnificación en la aplicación de carillas dentales

“En el caso de las preparaciones dentales, el uso de microscopio quirúrgico nos ayuda a trabajar con magnificación viendo zonas que a ojo humano no es posible verlas. El ojo humano solo alcanza hasta 5 micras”, asevera el Dr. Manuel Cappillo González.

Si bien el uso del microscopio no es muy comercial, el cirujano dentista especializado en microcirugía periodontal y odontología digital, lo considera como una disciplina y está convencido que todos pueden aprender a usarlo. En ese sentido, además del uso del láser, el Dr. Cappillo indica a Visión Dental la aplicación de las herramientas tecnológicas que permiten desarrollar procedimientos mínimamente invasivos.

Por: Walter Romero Cuestas.

Hace varios años existe una importante demanda por el uso de las carillas dentales. Para el tratamiento con carillas, ¿las herramientas tecnológicas se están constituyendo en una alternativa acorde con los nuevos tiempos?

La tecnología cada vez nos sorprende más con novedades en toda rama profesional. En la medicina y en la odontología mayor aún, porque nos permite desarrollar procedimientos mínimamente invasivos y a menor tiempo donde la ergonomía de trabajo, los tiempos y el procedimiento son menores con resultados finales totalmente óptimos.

En el caso de las preparaciones dentales, el uso del microscopio quirúrgico nos ayuda a trabajar con magnificación viendo zonas que a ojo humano no es posible verlas. El ojo humano solo alcanza hasta 5 micras. La magnificación permite un campo visual muy amplio logrando llegar a mejorar nuestras preparaciones dentales (carillas), buscando el detalle y zonas de sellado, una herramienta que se puede utilizar en toda las especialidades de la odontología. Solo se requiere de mucho entrenamiento empezando por la curva de aprendizaje desde lupas de aumento, visores, hasta poder controlarlo con microscopio.

¿Estas herramientas apuntan a lograr tratamientos de mínima invasión?

Sí, porque con estas herramientas podemos definir el detalle. Una preparación mínimamente invasiva usando la microscopía es una odontología en 4K, agregamos un sistema digital CAD/CAM, nos copia lo que hemos desarrollado de manera digital.

¿En qué radica la importancia de la magnificación para el tratamiento con carillas?

Muchos no tienen el control adecuado de profundidad en las preparaciones dentales haciendo desgastes muy destructivos por el calibre de la fresa que se utiliza. Ahora, si complementamos guías de preparaciones y le agregamos magnificación, los instrumentos o fresas también cambian y se vuelven más finos que de una manera controlada podemos lograr preparaciones totalmente conservadoras. La magnificación es importante. No acostumbrarse a trabajar con fresas de grano grueso y de mayor calibre, descartarlas.

¿Todavía no es muy usual en nuestro país el uso del microscopio para estos fines?

No es muy comercial, pero todos podemos aprender a usarlo. Requiere de un entrenamiento la famosa curva de aprendizaje. Lo considero una disciplina, primero debes de aprender a buscar tu distancia de trabajo. Luego, aprender poco a poco hasta que puedas trabajar en visión indirecta. Nuestro cerebro lo asociará y se adaptará. Toma su tiempo, por eso es una curva de aprendizaje.

¿Y cómo interviene el láser en odontología?

El láser en la odontología pasó a ser una gran herramienta porque podemos desarrollar múltiples terapias no invasivas con resultados exitosos. Existen varios sistemas de láser, entre ellas los comunes en odontología: láser diodo (cirugía tejidos blandos, frenectomías, gingivectomía, biopsia, reposición labial, entre otros) y el láser Er: Yag (tejidos duros, lesiones en piezas dentales, cirugías, tejido óseo, corticotomía). Otras funciones, acelerar procedimientos de ortodoncia mediante la fotomodulación, terapia del dolor, desinfección, parálisis facial, parestesias, lo que demuestra una gran recuperación debido a estudios clínicos.

Los avances tecnológicos también se encuentran en las propias carillas dentales. ¿Cómo se llega a elegir y elaborar la carilla adecuada antes de su aplicación en el paciente?

Para elegir un material en carillas dentales va a depender de la oclusión del paciente. En este caso si elegimos EMAX disilicato de litio, para determinar el color evaluamos el color inicial, el color con los dientes vecinos. Y si necesitamos buscar bajar el color tendría que ser lo más sutil posible por un tema estético.

¿Cómo se desarrolla la secuencia del tratamiento con carillas aplicando las herramientas tecnológicas?

En la primera fase utilizamos un protocolo fotográfico donde trasladamos las fotos intraorales y extraorales a la computadora. Después, realizamos el diseño de sonrisa digital, registramos la boca del paciente creando un mock-up. Luego este va a ser trasladado a la boca del paciente donde se realizarán las preparaciones con las guías también elaboradas utilizando fresas finas de preferencia hilo rojo, colocándole el mock-up posterior a la preparación. Así, el paciente puede brindar algunos detalles y en la siguiente cita la cementación final.

¿Estas herramientas se utilizan dependiendo de la complejidad de cada caso?

Cada caso es totalmente distinto. En algunos casos no se necesita realizar preparaciones. No obstante, en otros casos donde deseamos mejorar altura simetría o un tema de pigmentación dental es necesario realizar preparaciones bajo el consentimiento del paciente informando todo lo que se le va a realizar.

¿La pandemia por el coronavirus ha incidido de alguna manera en su ejercicio odontológico?

Al ser una carrera médica no hubo descanso porque se presentaban emergencias dentales, fracturas, infecciones dentales. De cierta manera a todos los colegas nos mantiene en actividad, pero siempre es importante solicitar pruebas de COVID-19 antes de la atención. Es importante seguir los protocolos y antes de la atención el paciente debe realizarse un enjuague con Cloruro de Cetilpiridinio (CPC).

Y la “nueva normalidad” obliga también el uso de nuevas herramientas de bioseguridad…

Este nuevo mundo nos cambió de ver la vida a la bioseguridad. De por sí nosotros los dentistas y personales de salud hemos sido estrictos con los protocolos de atención. Ahora la gran mayoría estamos invirtiendo en productos de bioseguridad (UV, aspiración de aerosol, ozono, aspersor humo). Sobre todo brindamos una atención segura mejorando nuestra protección y reducimos el riesgo de contagio. Con todos los implementos que utilizamos estamos bien protegidos, pero no olvidarse del triaje telefónico y pruebas COVID-19 antes de la atención.

Luego de concluir un tratamiento con carillas ¿cuáles son los beneficios que espera ver en su paciente?

El beneficio es el confort del paciente y, sobre todo, la confianza, porque se trabajó en el detalle en las zonas donde el ojo humano es difícil acceder.

 

Este y otros artículos los encuentra en la nueva edición de la revista VISIÓN DENTAL MAGAZINE. Suscríbase también en: ventas@visiondental.pe o comuníquese al 957999069 (WhatsApp).

Deja un comentario