“No hay organismo sano con sistema bucal enfermo”

La prevención no es una especialidad técnica, es un deber

Por: CD. Yrina Caro Rossel.
Especialista en odontología preventiva.

Egresé de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en el año 1965, aún recuerdo la alegría compartida con mis compañeros de estudios al haber culminado con mucho esfuerzo nuestra etapa formativa de la profesión. El momento de prestar juramento marcó el inicio de un compromiso para transitar una noble profesión dedicada a la salud.

“Tienes el deber de honrar el título que se te ha otorgado”, fueron las palabras de mi padre acompañado de un tierno y gran abrazo. Dos compromisos enormes en un mismo día, con mi alma máter, la prestigiosa casa de estudios y mi padre, guía y ejemplo de muchas generaciones desde su rol de educador.

Mi inquietud por la prevención del sistema dentomaxilar facial surge en el año 1975 cuando me inicié en el campo de la ortopedia funcional de los maxilares en la Asociación Ateneo Peruano de Ortopedia Funcional de los Maxilares, posteriormente me incorporé a la Asociación Peruana de Odontología Preventiva y Social. Eran los lugares indicados para honrar mis compromisos por sus principios claros de proyección social. En ambas asociaciones aún tengo parte activa.

En este largo caminar profesional viví diferentes situaciones, sociales, políticas y económicas del país con consecuencias dramáticas para la población. Las enfermedades infecciosas, epidemias y endemias siempre existieron. Tuberculosis, hepatitis B, VIH entre otras, marcaron crisis sanitarias en nuestro país. Son riesgos frecuentes en nuestra actividad profesional y reaccionamos rápido en concepto de bioseguridad y protocolos sin descartar la investigación para enfrentar y proteger a las personas.

La actual emergencia sanitaria, nos obliga a profundizar y valorar el campo terapéutico que nos corresponde como médicos del sistema bucal. Los que trabajamos en él cumplimos funciones preventivas que nos permiten detectar prematuramente muchas enfermedades locales, generales, infecciosas y sistémicas.

Esta pandemia de alcances aún desconocidos, implica un reto para las autoridades estatales, autoridades políticas y profesionales de salud. Percibimos las preocupaciones de las distintas áreas de la profesión, diferentes entidades y organizaciones se mantienen constantemente elaborando protocolos.

Segunda barrera
En el campo de la investigación, el doctor Carlos Campodónico Reátegui puso en nuestro conocimiento su trabajo “La segunda barrera para controlar la infección pulmonar por COVID-19”. Un grupo de profesionales decidimos asumir el compromiso de aportar propuestas en busca de resultados efectivos, haciendo uso de nuestro conocimiento científico, experiencia profesional y técnicas aplicadas en nuestra práctica cotidiana. Así, estamos en la búsqueda de resultados concluyentes que nos garanticen el manejo de técnicas y recursos materiales no especiales, ni costosos.

Las medidas aplicadas internacionalmente se centran en interceptar el ingreso del virus con el distanciamiento, lavado de manos y uso de mascarillas. Como primera barrera se replican en todo el mundo con probada eficacia en sociedades con recursos básicos asegurados. En muchos casos esas condiciones por básicas que parezcan, en gran parte de nuestra población no puede replicarse.

Nuestro aporte sería de gran importancia para complementar las actividades médicas del área de la epidemiología, en la búsqueda de fortalecer los protocolos hasta ahora comprobados, desde la prevención con recursos mínimos como nuevos métodos, formas o técnicas de higiene bucal.
Es necesario y de mucha utilidad para nuestra población, que nuestro sector sea parte del proyecto para combatir la pandemia junto con las de autoridades estatales de salud, dar nuestros aportes y complementar las actividades médicas en el área de la epidemiología. Actualmente no se relaciona la salud bucal con la salud general, persiste el concepto tradicional dirigido a la curación o reparación del mal. La actividad preventiva nos orienta a trabajar con la salud y aplicar medidas preventivas que permitan evitar enfermedades, buscar la causa antes que los efectos, haciendo un análisis amplio para identificar los elementos de riesgo que pueden conducir a una enfermedad. De esta forma, nos anticipamos a los acontecimientos.

“Nuestro aporte sería de gran importancia para complementar las actividades médicas del área de la epidemiología”

La promoción de la salud es una actividad cultural que permite mantener el organismo sano con técnicas y comportamientos poco complejos y económicos, impartida con educación desde la infancia y en todas las etapas de la vida, dejando instalado el conocimiento del qué y por qué mantener sano el organismo como unidad biológica. No hay organismo sano con sistema bucal enfermo, promover la salud es brindar calidad de vida digna. Asimismo, la prevención no es una especialidad técnica, es un deber, un compromiso de cada profesional y un requerimiento imperioso del pueblo peruano.

——————-
* CD. Yrina Caro Rossel:
Cirujano Dentista investigadora y especialista en odontología preventiva y odontología integral para niños. Past presidenta de la Sociedad Peruana de Odontología Preventiva y Social y de la Asociación Peruana de Odontología Preventiva y Social.

 

 

Este y otros artículos los encuentra en la nueva edición de la revista VISIÓN DENTAL MAGAZINE. Suscríbase también en: ventas@visiondental.pe o comuníquese al 957999069 (WhatsApp).

Deja un comentario