Incentivar la producción y la investigación científica!!

Blanquearse los dientes con “borradores mágicos”, la nueva y peligrosa tendencia en TikTok

Consejo General de Dentistas alerta sobre graves consecuencias de esta práctica para la salud oral

Continuamente, las redes sociales son invadidas por nuevas tendencias que son seguidas por miles de usuarios: moda, viajes, gastronomía, bailes o estilo de vida. El problema surge cuando estos nuevos consejos o retos pueden suponer un riesgo para la salud.

Si hace unos meses veíamos cómo algunos influencers animaban a sus seguidores a limarse los dientes con una lima de uñas, o a usar carbón activado para blanquearlos (ambas acciones erosionan el esmalte dental), lo último es pasarse un “borrador mágico” por los dientes para eliminar las manchas.

Desde el Consejo General de Dentistas (CGD) de España se advierte la peligrosidad de esta práctica por varios motivos. Los “borradores mágicos” son limpiadores abrasivos que se utilizan para eliminar las manchas de las paredes y de otras superficies. Están compuestos por espuma de melamina, un producto químico muy antiguo en cuya composición lleva formaldehido, altamente tóxico y con potencial carcinógeno.

El Dr. Óscar Castro Reino, presidente del CGD, declara que usar la melamina de los llamados “borradores mágicos” para blanquearse los dientes es un auténtico despropósito: “Primero, porque el único efecto de la melamina es el abrasivo, es decir, es como pasarse un papel de lija fino por los dientes. Obviamente, eliminará las tinciones externas, es decir, las que se hayan acumulado sobre el esmalte (manchas debidas al tabaco, café, algunos alimentos, etc.), pero lo hace a base a erosionar el esmalte, acabando, por lo tanto, con una capa del mismo”.

Al destruir el esmalte -un acto irreversible, puesto que no se regenera-, aparecerá la sensibilidad dental. Además, a medio plazo el color de los dientes sometidos a este proceso se volverá más amarillento, ya que al desaparecer parte de la capa del esmalte, la dentina subyacente (que es mucho más amarillenta) se hará más evidente. “En segundo lugar, añade el Dr. Castro- es imposible erosionar el esmalte del diente sin rozar la encía del cuello del diente, sometiéndola a un traumatismo que puede desencadenar lesiones en la mucosa. Finalmente, todos los residuos tóxicos de esta abrasión serán ingeridos, con los riesgos que ello conlleva para la salud general”.

El CGD aconseja que ante cualquier cambio que se quiera hacer en los dientes, se acuda a una clínica dental para que el dentista realice un diagnóstico y, en función de éste, recomiende y efectúe los tratamientos más adecuados para cada paciente.

Deja un comentario